• Teaser
  • Teaser
  • Teaser
  • Teaser
  • Teaser

Pedagogía de los colegios

 

UNIDAD DE LOS COLEGIOS HERMANOS
El gran desafío que tenemos los fieles católicos ante el tercer milenio es hacer de la iglesia la casa y la escuela de la comunión, y es este nuestro desafío, hacer de nuestros colegios una verdadera escuela de comunión. Tener unidad de ideales, de criterios, de esfuerzos; ser capaces de compartir experiencias, alegrías, logros, bienes, entre los colegios hermanos, de tal manera que entre todos exista la verdadera y profunda hermandad como era el deseo de Nuestra Madre Fundadora.

El esfuerzo de cada Colegio APG no es un esfuerzo aislados ya que forman parte de una unidad conformada por el conjunto de los Colegios A.P.G. Cada uno colabora con los demás en la renovación y la actualización que requiere en cada momento histórico. Es por eso que los Colegios APG deben tener una misma visión y finalidad y caracterizarse por la comunión, solidaridad, participación y fraternidad que lleven al compromiso y a la búsqueda común de los principios y métodos que aseguren mayor eficacia en la realización de nuestra misión educativa.

Para vivir la unidad entre colegios hermanos y, en consecuencia, la espiritualidad de la comunión, se requiere que se establezcan:
Intercambios colegiales: académicos, deportivos y culturales.
• Programas generales de educación en la fé con el sello eucarístico mariano propio.
Cursos y encuentros de actualización docente y administrativa.

Una de las cosas que más ayudan a la formación de nuestros alumnos es el método educativo. El método comunica gravedad a los actos, ya que, señalando previamente el derrotero, además de haber estudiado y previsto cuanto humanamente se puede, se llega a los resultados que se quiere, es decir, al logro de la educación del alumno. La religiosa APG y nuestros maestros laicos deben saber claramente lo que quieren lograr y hacerlo con método, orden y disciplina ’’pues lo que merece la pena de hacerse, merece la pena de hacerse bien’’.


Por consiguiente, para proceder con método en la educación se necesita tener en cuenta los siguientes lineamientos educativos:

- PEDAGOGÍA DE LA PRESENCIAima1 apg
La pedagogía de la presencia es uno de los valores educativos que más nos inculcó Nuestra Madre Fundadora al decirnos que cuidemos de que nuestros alumnos nunca permanezcan solos, ni en recreos, ni en guardias, ni en clases. Por eso nos pide seamos muy puntuales a la hora indicada y cuando por alguna causa tengamos que ausentarnos avisar a la Madre Directora, para que mande un suplente.

- ATENCIÓN INDIVIDUAL
Seremos para nuestros alumnos verdaderos maestros y guías, estimulándolos a la práctica de las virtudes que deben resplandecer en todo cristiano. Los trataremos con afecto y respeto, tomaremos en cuenta sus diferencias individuales y reconoceremos que cada uno ha sido elegido por Dios y unido a Cristo por el misterio de la Redención.

- AMBIENTE DE TRABAJO
Nuestros Colegios se distinguen por crear un ambiente de trabajo agradable con características muy específicas que los distinguen de los demás, ya que eso lo hemos recibido de Nuestra Madre Fundadora a través de sus escritos, donde nos conseja enseñar a nuestros alumnos una series de virtudes y valores que propicie en las aulas un ambiente acogedor, favorable y de sana alegría en todos los miembros de la Comunidad Educativa.

Los valores que nos distinguen como Colegios APG y que debemos infundir en toda la Comunidad Educativa son los siguientes:

- URBANIDAD Y BUENAS COSTUMBRES
La urbanidad y la cortesía son la flor y el fruto de la bella plata, ’’buena educación’’ que no debe de faltar en nuestros colegios.
Siendo la urbanidad indispensable para que se conserve la paz y el bienestar en ellos, es importante que todos los miembros de la comunidad educativa la observen para contribuir en gran parte a conservar la caridad. Es importante mantener en nuestros colegios las buenas costumbres que se caracterizan por:
Decencia en el vestir: La decencia es la dignidad o respeto a los principios morales socialmente aceptados. Este valor nos recuerda la importancia de vivir, vestir y comportarnos dignamente en todo lugar.
Pureza de costumbres: La pureza es la virtud que nos lleva a ser limpios en los pensamientos, palabras y acciones. La pureza de corazón consiste en no tener en él nada que sea contrario, ni tan siquiera un poco, a Dios y a las operaciones de la gracia.
Modestia: Es la virtud que nos impide hablar o pensar orgullosamente de nosotros. Cuando una persona es modesta automáticamente se respeta a sí misma, se valora, se acepta y no encubre sus realidades, las admite y trabaja por mejorarlas. Respeta a los demás, es amable, cortes y al mismo tiempo dice la verdad. Eduquemos a nuestros alumnos para que vivan las virtudes la modestia, la cual les ayudara a ser honestos con ellos mismos.

- CLIMA DE CARIDAD
La caridad es el precepto del Dios Amor: “Amaos los unos a los otros como Yo os he amado”. Este debe ser el distintivo de todo Colegio APG., “ser un solo corazón y una sola alma”. Para vivir esta virtud necesitamos vivir los siguientes valores:

- VIVENCIA DE FÉ
Nuestro gran reto como colegios católicos es propiciar un ambiente en donde se anuncie, se escuche y se viva la Nueva Buena, expresado en el amor y culto a la Eucaristía que brota de una experiencia profunda de fe y conduce al compromiso de edificar un ambiente más cristiano.
Esta expresión de nuestra fe la trasmitimos teniendo en cuenta nuestra Espiritualidad eucarístico mariana.
Amor y culto a Jesús Sacramentado: Nuestro compromiso como Colegios APG: es infundir una sólida devoción a Jesús Sacramentado, siendo esta el distintivo de nuestros alumnos, haciéndoles comprender la grandeza de este misterio de amor y de fe, enseñándoles a participar de manera consciente y activa en la Celebración Eucarística, explicándoles con claridad lo que enseña la Iglesia sobre la doctrina de la Eucaristía. Con este fin fomentaremos el amor a Jesús Eucaristía a través de visitas, horas de Adoración, de manera especial y celebrando con solemnidad nuestra fiesta titular del Cuerpo y Sangre de Cristo.
Amor y devoción a Nuestra Madre Santísima de manera especial en la advocación de Guadalupe: Inculcaremos en nuestros alumnos filial confianza amor y devoción a Nuestra Madre Santísima, especialmente en su advocación de Santa María de Guadalupe, enseñándoles a conocer el lugar que ocupa en la historia de la Salvación y animándolos a la imitación de sus virtudes.

 

UK betting sites, view full information www.gbetting.co.uk bookamkers